lunes. 08.08.2022
Galerías

Benidorm, ni fea ni hortera

Esta galería de imágenes forma parte de un proyecto inacabado que comenzó como unas vacaciones sin más. Ya había fantaseado con pasear por allí al ver las fotografías de mi mayor referente, Martin Parr, así que en cuanto terminaron las restricciones por covid-19 me lancé a sus calles.

Paseando sin ninguna pretensión, acabé con una colección de imágenes coloridas y ruidosas que expresaban perfectamente lo que esta ciudad me transmitía. Desde entonces he creado una nueva tradición y pretendo volver todos los años a observarla y admirarla. Benidorm, una ciudad que para muchos es fea, hortera y sin interés, se convierte en el destino favorito de personas mayores, adolescentes y extranjeros de todas las edades, donde aparte de buenos precios y diversión, hay muchísima belleza si se mira con unos ojos dispuestos a apreciar lo que la hace tan especial: el contraste. 

 

Cristina Cascajo (Sevilla, 1995) se cruza con la fotografía en analógico mientras vivía en Londres. Es a los 21 años cuando descubre su pasión por este arte. Su verdadero interés está en la fotografía documental y de calle. Algunos de sus trabajos documentales realizados en Siria han sido publicados en medios como El País y han ido acompañados por textos de José Mota. Para esta fotógrafa sevillana es importante la improvisación, la adrenalina y en sus instantáneas se puede observar esa interacción con el contexto y con las gentes de cada lugar.
Benidorm, ni fea ni hortera