miércoles. 06.07.2022
La opinión de
Jerónimo Ríos Sierra

Jerónimo Ríos Sierra

Jerónimo Ríos

Gustavo Petro será el próximo presidente de Colombia

Las elecciones en Colombia entran en su última semana, a falta de la celebración de los comicios, el próximo domingo 19 de junio. Los candidatos son dos. De un lado, Rodolfo Hernández; de otro, Gustavo Petro. El primero es una suerte de Donald Trump a la bumanguesa. Un outsider, crítico con el establecimiento –pero al que el establecimiento apoya masivamente– y cuya campaña se ha centrado en dos aspectos fundamentalmente: la proyección de una imagen política incorrecta, casi indómita, que llega a desafiar a la misma institucionalidad y el Estado de derecho; y, asimismo, un discurso basado en la lucha contra la corrupción. Un tema que, de manera profunda, alimenta el hastío y la desafección política que predomina en buena parte de la cultura política colombiana. El otro es Gustavo Petro. Otrora militante de la guerrilla del M-19, y que, con el paso de los años, ha ido forjando una identidad política basada en la integridad, el fortalecimiento del Estado y la justicia social. Algo de lo que, aparte de su condición de senador, pudo mostrar con su alcaldía al frente de Bogotá, entre 2012 y 2015.